30.1.12

Uno de Paula Abramo

INVOCACIÓN BASTANTE ABSTRUSA



Que venga el gesto deíctico
enhiesto de hierba hipotética,
hirsuto de oxitonísimas iotas
e índice enfático. Que diga:
mira despacito, observa
el mar que todavía no es,
pero será,
sin duda será,
iterativamente oleando,
goteando en cuerpos de bañistas,
casi casi como si el gerundio no fuera suficiente.
Que venga y diga como sin querer:
mira
la mañana de gatos que vuelven
a su diurna máscara de sueño.
Y que luego se vaya el gesto deíctico,
agotado hasta la ronquera
de tanto indicar ése, allá, que se vaya
diciendo yo, aquí, yo,
hasta saciarse.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Tuve que pensar en ese gesto de señalar de las palabras, la invitación de las mismas a mirar hacia una realidad ... y lo compleja y ¿falalida? (¿abstrusa?) que puede ser esa operación en la que las palabras señalan e invitan al receptor a mirar a algo que... "todavía no es/pero será/ sin duda será/" ... ¿o no?:

"Una cosa se abre paso entre conceptos:/ estamos más lejos que antes unos/ de otros aunque indique lo contrario todo, con el índice. Eso significa"


Eduardo Milán

M.

1:49 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home