11.2.10

Pequeña oración (Weldon Kees)

Movete, reloj muerto, que cambien tus agujas,
y que este nuevo día comience deslumbrando
estos ojos enfermos. Ardé, resplandecé,
viejo sol, vos que tanto estuviste ocultándote,
que encuentre nuevamente el tiempo su sonido
y limpie lo que sea que recuerda una herida
después de haber sanado.

3 Comments:

Blogger E said...

hermoso

1:19 p.m.  
Blogger v said...

gracias

4:43 p.m.  
Blogger chelii said...

vamos ezequiel, me gustó!
celia

4:48 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home