20.1.06

Viernes

A mitad de camino entre el talón y el parietal,
el viernes precipita su figura.

Un punto de agua, casi nada, cae,
del labio al pie y al caucho de la alfombra.

A derrapar, a derrapar, se escucha en otro lado.

Se escucha un aforismo, no se escucha.

1 Comments:

Anonymous Julián said...

Yo me conformo con un viernes donde no llueva, pero soy muy poco ambicioso. :)

7:10 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home