30.12.06

Traeme el girasol para que lo transplante... (Eugenio Montale)

Traeme el girasol para que lo transplante
a mi terreno ardido por la sal;
que muestre todo el día al azul espejeante
del cielo la ansiedad de su rostro amarillo.

Tiende a la claridad todo lo oscuro
y los cuerpos se agotan en un fluir
de tinta; ésta, en música. Es, por tanto,
desvanecerse la mayor ventura.

Alcanzame la planta que conduce
adonde crecen transparencias rubias
y como las esencias se evapora la vida:
traeme el girasol loco de luz.

5 Comments:

Blogger Girasol said...

que bonito poema.

6:28 p.m.  
Blogger alonso ruvalcaba said...

el último cuarteto [sobre todo su primer y últimos versos] está muy logrado!

2:46 p.m.  
Blogger alonso ruvalcaba said...

*y último

2:50 p.m.  
Blogger paula said...

precioso

5:31 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Es un poema maravillos, sutil y ligero al crear vínculos con lo real. Sencillamente fantástico. Quizá preferiría "tintes" o algo así a "tinta" (inchiostro)...

"Es, por tanto,
desvanecerse la mayor ventura." Muy bien solucionado, se disuelve de pura elegancia y sutileza en el ojo y el oído.

M.

9:42 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home