3.11.11

Un poeta a su amada (W. B. Yeats)

Yo te traigo con manos reverentes
los libros de mis sueños incontables,
blanca mujer que la pasión gastó
igual que gasta a las arenas grises
como palomas la marea, y con
el corazón más viejo que aquel cuerno
lleno del fuego pálido del tiempo,
blanca mujer de sueños incontables,
yo te traigo mi rima apasionada.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Siento el calor de toda tu piel
En mi cuerpo otra vez
Estrella fugaz, enciende mi sed
Misteriosa mujer
Con tu amor sensual, cuánto me das
Haz que mi sueño sea una verdad
Dame tu alma hoy, haz el ritual
Llevame al mundo donde pueda soñar

Debo saber si en verdad
en algún lado estás
Voy a buscar una señal, una canción
Debo saber si en verdad
en algún lado estás
Solo el amor que tú me das, me ayudará

Al amanecer tu imagen se va
Misteriosa mujer
Dejaste en mí lujuria total
Hermosa y sensual
Corazón sin Dios, dame un lugar
En ese mundo tibio, casi irreal
Deberé buscar una señal
En aquél camino por el que vas

Tu presencia marcó en mi vida el amor... lo sé
Es difícil pensar en vivir ya sin vos
Corazón sin Dios, dame un lugar
En ese mundo tibio, casi irreal
debo saber si en verdad
en algún lado estás.

1:26 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home