9.7.08

La escalera de Jacob (Denise Levertov)

La escalera no es
una escala trenzada con fibras relucientes;
algo de una radiante evanescencia,
para los ángeles, que apenas si miran al pasar
y ni siquiera tocan con los pies la piedra.

Está hecha de piedra.
Una piedra rosácea, que parece en su brillo
un material más blando porque el cielo detrás
es de un dubitativo y dudoso gris nocturno.

Una escalera de ángulos
abruptos, sólidamente construida.
Se advierte que los ángeles deben dar un saltito
para bajar de un escalón a otro, batiendo
levemente con sus alas:

y que, para subir, un hombre
debe rasparse las rodillas y ayudarse
con las manos. La piedra labrada les ofrece
a los pies titubeantes un consuelo. Lo rozan alas.
El poema asciende.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Fantástica traducción, sobre todo de la primera estrofa, pasa por las aspas del molino sin atascarse en ningún punto de extrañeza. Especialmente, el segundo verso está muy bien interpretado. Es eso.

Otra parte que me gusta: "se advierte... con las alas". Suena de maravilla y transmite una sensación de ternura muy ajustada.

Pese a ser uno de los poemas más reproducidos de entre los de Levertov, tiene esa cualidad de no cansar y de impresionar siempre...

M.

7:05 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home