20.8.09

Traductor invitado

ANDRÉS HOLGUÍN TRADUCE A JOACHIM DU BELLAY



A Roma en Roma buscas, oh extranjero,
mas ya nada de Roma en Roma existe,
los viejos muros que entre escombros viste
es lo que llama Roma el mundo entero.

Cuánto orgullo entre ruinas prisionero,
tú, que al mundo tus leyes impusiste,
para vencerlo todo, te venciste,
y el tiempo te consume en su brasero.

Túmulo es Roma, a Roma misma alzado,
a Roma sólo Roma ha sojuzgado,
y, oh vaivén mundanal, sólo subsiste

de Roma, el Tíber que a lo lejos huye,
el tiempo lo que es firme lo destruye,
y sólo lo que huye le resiste.


7 Comments:

Anonymous nones said...

Mientras tanto, Francisco de Quevedo considera que;

A Roma sepultada en sus ruinas

Buscas en Roma a Roma, ¡oh peregrino!,
y en Roma misma a Roma no la hallas:
cadáver son las que ostentó murallas
y tumba de sí propio el Aventino.

Yace, donde reinaba, el Palatino;
y limadas del tiempo las medallas
más se muestran destrozo a las batallas
de las edades que blasón latino.

Sólo el Tibre quedó, cuya corriente
si ciudad la regó, ya sepultura
la llora con funesto son doliente.

¡Oh Roma! En tu grandeza, en tu hermosura,
huyó lo que era firme y solamente
lo fugitivo permanece y dura.

Bellísimas, autónomas versiones ambas.

5:33 p.m.  
Blogger zaidenwerg said...

En efecto, Nones. Gracias por el aporte, que de todos modos ya había sido publicado acá: http://zaidenwerg.blogspot.com/2006/09/traductor-invitado.html

Abrazo,
EZ.

5:35 p.m.  
Anonymous nones said...

Ay, no sabía, disculpa. Voy a ver que se comentó entonces.

5:39 p.m.  
Blogger Marcelo said...

Y yo no sabía que lo de Quevedo era una traducción del poeta francés. Tampoco conocía el post anterior. Siempre se aprende algo nuevo. Incluso había publicado en mi blog el poema que encontré en una antología de poesía que se llama "Asueto -Hojas de poesía" realizada en Córdoba, pero allí figura como si fuera de Quevedo. Voy a corregir el error. Gracias, Ezequiel.

5:16 a.m.  
Blogger zaidenwerg said...

Marcelo:

En realidad el poema original fue escrito en latín en el Renacimiento por un tal Janus Vitalis Panormitanus (es decir, Gianni o Giovanni Vitali de Palermo), y tras ser traducido por Du Bellay, tando Spenser como Quevedo hicieron sus versiones. Te copio el poema en latín:

De Roma

Qui Romam in media quaeris novus advena Roma,
Et Romae in Roma nil reperis media,
Aspice murorum moles, praeruptaque saxa,
Obrutaque horrenti vasta theatra situ:
Haec sunt Roma. Viden velut ipsa cadavera, tantae
Urbis adhuc spirent imperiosa minas.
Vicit ut haec mundum, nixa est se vincere; vicit,
A se non victum ne quid in orbe foret.
Nunc victa in Roma Roma illa invicta sepulta est,
Atque eadem victrix victaque Roma fuit.
Albula Romani restat nunc nominis index,
Quinetiam rapidis fertur in aequor aquis.
Disce hinc, quid possit fortuna; immota labascunt,
Et quae perpetuo sunt agitata manent.

8:30 a.m.  
Blogger Marcelo said...

Sigo aprendiendo. GRACIAS, Exequiel!!!

1:33 p.m.  
Anonymous nones said...

He encontrado una página en que persiguen implacablemente este tema de las ruinas de Roma, hasta ofrecer nada menos que ONCE versiones en CINCO lenguas distintas. ¡Y falta la de Andrés Holguín precisamente! Hay que avisarles.

Zaidenwerg, ¿te gusta el poema como para hacer una? Yo estaba preparando una serie de versiones e igual me animo.

4:33 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home