28.11.11

Una canción de amor (William Carlos Williams)

¿Qué tengo yo para decirte
cuando nos encontremos?
Y, sin embargo,
estoy acá acostado y pienso en vos.

La mancha del amor
se cierne sobre el mundo.
Amarilla, amarilla y amarilla,
va comiendo las hojas
y mancha de azafrán
las ramas puntiagudas que se inclinan
pesadamente
contra un terso cielo púrpura.

No hay luz,
sólo una mancha espesa como miel
que va goteando de una hoja a otra
y de una rama a otra
y arruina los colores
del mundo entero.

Estoy solo,
y el peso del amor
me ha alentado hasta hacer
que mi cabeza pegue contra el cielo.

¡Mirame!
Chorrea néctar de mi pelo;
los estorninos lo transportan
en sus alas negras.
Mirame, finalmente
mis brazos y mis manos
están ociosos.

¿Cómo puedo saber
si alguna vez voy a volver a amarte
como te amo ahora?

3 Comments:

Blogger Ana Miravalles said...

¡Qué impresionante este poema! Gracias

12:56 p.m.  
Blogger puntos suspensivos said...

amarillo,amarillo, amarillo...!! hermoso!

5:50 p.m.  
Blogger puntos suspensivos said...

amarillo, amarillo, amarillo...hermoso!!

5:51 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home