17.9.05

Soy vertical (Sylvia Plath)

Pero preferiría ser horizontal.
No soy un árbol con raíces en el suelo,
que sorba minerales y amor maternal,
para que al llegar marzo sus hojas resplandezcan;
ni encarno la belleza de un jardín,
que atraiga exclamaciones y mueva a que lo pinten,
sin saber que muy pronto sus pétalos caerán.

Comparado conmigo, es inmortal el árbol.
Y una corola, no muy alta, pero más sorprendente,
y de uno anhelo la longevidad, y de la otra la audacia.

Esta noche, a la luz infinitesimal de las estrellas,
las flores y los árboles han estado esparciendo su refrescante aroma.
Yo camino entre ellos, pero ninguno se da cuenta.
A veces pienso en eso cuando duermo,
tengo que parecérmeles lo más posible:
pensamientos que se han ido empañando.
Yo, que estoy acostada, lo siento como algo natural.
Así es que el cielo y yo tenemos nuestras charlas,
y he de ser útil cuando yazca al fin:
por una vez, entonces, me tocarán los árboles, y tendrán tiempo para mí las flores.

2 Comments:

Blogger g. said...

No conozco el texto en su idioma original, pero es un bello texto. Asumo por lo pronto que es una muy linda traducción...

Seguiré leyendo tus selecciones.
Saludos.

4:04 p.m.  
Blogger francisco said...

Hola Ezequiel:

Muchas gracias por tu blog y tus traducciones.

Este poema me gustó mucho y le di una segunda vuelta tomando como base tu traducción y otra más que encontré en la web. Me di el trabajo de compararlo con el original y llegué a algunas leves diferencias. Me declaro un ignorante en poesía, pero hice un intento por darle algo más de fluidez y de sentido... Cuéntame que te parece.

Un saludo desde Chile,
Francisco.

"Pero preferiría ser horizontal.
No soy un árbol con mis raíces en la tierra
absorbiendo minerales y amor maternal
para que cada marzo pueda convertirme en las hojas,
Ni tampoco soy la belleza de un jardín
espectacularmente pintado
ignorando que pronto debo perder mis pétalos.
Comparado conmigo, un árbol es inmortal
mientras que una flor no es alta, pero si más asombrosa,
y quiero la longevidad de uno y el coraje de la otra.

Esta noche, bajo la luz infinitesimal de las estrellas,
los árboles y las flores han derramado sus frescos aromas.
Camino entre ellos, pero ninguno se da cuenta.
A veces pienso que cuando estoy durmiendo
me debo parecer a ellos a la perfección-
desvanecidos ya los pensamientos.
Para mí es más natural así, acostada.
Así es como el cielo y yo conversamos,
y he de ser útil cuando yazca finalmente:
por una vez entonces los árboles podrán tocarme, y
las flores tendrán tiempo para mí."

3:09 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home