2.12.10

Parábola de las voces (Robert Bringhurst)

Detrás del corazón
hay un músico sordo
que golpea un tambor
roto; mira a los animales
atravesar de un salto
el aro de nuestra voz.

Es otra tierra, el aire,
llena de madrigueras:
los animales entran
y salen por las puertas
de nuestra voz. En nuestra voz se arrojan
en clavado los pájaros acuáticos.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No conocía a Bringhurst (merci por el nuevo descubrimiento) y quizá lo que más me llama la atención, aparte del poder de las imágenes que incorpora, es cómo queda desmantelado el concepto tradicional de la "parábola" (¿forman parte este poema y el anterior de una serie titulada así?). Y es que lo que está ausente precisamente de ambos poemas es el carácter narrativo, mucho más aún el de finalidad ejemplificadora. Especialmente "Parábola de las voces" es una mera maraña de galerías aéreas, perforaciones, percusiones y saltos al vacío acústicos. Ironía y paradoja para un título imposible.

M.

6:02 p.m.  
Blogger Germán Hernández said...

Igual lo desconocía... me encanta el ritmo del poema, su tórrida tonalidad de sentencia.

La alusión a Bethoven (supongo) el salto circense de los animales y esa voz, nuestra voz, como si nuestro ruido no fuera suficiente.

Saludos.

8:28 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Ezequiel: podrías decir en qué libro de bringhurst se encuentra este poemazo, para mandarlo a pedir inmediatamente. gracias por la muestra.
l.c

2:38 p.m.  
Blogger zaidenwerg said...

The Beauty of Weapons. Queda recomendado ipso facto. Abrazo,
E.

2:47 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home