8.12.05

Jueves

Jueves. Un día de oro con la punta roma.

En canto vivo o paño duro, que la casa
estrecha entre los pectorales
abra una celosía al corazón.

Jueves. Un día de oro con la punta tonta.

Que el espolón del antebrazo marque
donde el pulgar quiso borrar.

3 Comments:

Blogger diego said...

este poema fue el primero que leí de la doxa, estoy sorprendido, se quedan como una música de palabras en la cabeza, sonando, desentrañándose

4:30 p.m.  
Blogger Cíclopa said...

día donde el hombre
no es hombre
ni se hace
ni se muere.

2:00 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Mi poema favorito, excepción hecha del poema homónimo "Doxa". De composición límpida y bien cimentado a nivel rítmico, traza una atmósfera cálida, luminosa pero austera a base de impresiones visuales certeras y eficaces; una especie de conmovedora naturaleza muerta o bodegón que permanece en la memoria (visual y auditiva) y tiñe, como primer poema de la antología que es, la impresión y la propuesta de los poemas subsiguientes.

8:20 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home