23.8.10

Cowboys de la impermanencia (LeRoy S. Davis)

Éramos cowboys de la impermanencia,
más rápidos que nuestra propia sombra:
ahora me ves, ahora no me ves.

Éramos el caballo de los dos:
cada beso era un cactus lleno de agua,
un arma oculta en una biblia hueca.

Éramos monjes del gatillo fácil:
ahora me ves, ahora no me ves.

9 Comments:

Blogger gabo said...

budismo, cowboys y cristianismo, tiene algo de las canciones de amor de Nick Cave, no te parece?

11:54 a.m.  
Blogger zaidenwerg said...

En efecto. Rara mezcla, ¿no? Típicamente pop.

12:10 p.m.  
Anonymous C.T. said...

Se podrá leer el original? Me intriga cómo estará dicho en inglés lo de "Éramos el caballo de los dos"
El cruce de lo oriental con lo cowboy está también en la inolvidable serie Kung Fu...
Este poeta tiene varias cosas del mundo de las series: Lost o Twillight Zone, en los poemas anteriores...
Saludos

5:20 p.m.  
Blogger zaidenwerg said...

El original está acá:
http://radio-zaidenwerg.blogspot.com/2010/08/impermanence-cowboys-leroy-s-davis.html

5:25 p.m.  
Anonymous C.T. said...

We were each other´s horse...

Excelente!

6:05 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Al igual que en los otros dos poemas, yo sigo percibiendo una querencia por las tradiciones y los elementos más puramente narrativos; esta vez, las historias de cowboys, con guiños muy claros propios de esta tradición, como la biblia que alberga un arma. Aparte de la preciosa imagen del beso como cactus, me ha encantado el "ahora me ves, ahora no me ves", que le da un toque de rima o juego infantil.

Madrid

6:32 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Ah, y me parece que está muy bien resuelto el "loose cannon monks"... de todas las posiblidades que había me parece que has elegido la que mejor realza el sentido y la que mejor se inscribe en el imaginario que evoca el poema.

Madrid

7:31 p.m.  
Blogger zaidenwerg said...

¡Gracias!

7:32 p.m.  
Anonymous pablo natale said...

Glorioso.

3:15 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home