26.10.09

Luz (Robin Myers)

"Yo creo que al final es todo luz; creo que es aire"
--Larry Levis



Yo creo que al final es todo luz. Pero no, finalmente,
porque sea algo hermoso o temporario, ni siquiera solemne. Una vez,

con un hombre del que estaba enamorada, fuimos al bosque a caminar y de repente se largó a llover.]
No estaba en nuestros planes. Pero igual le encantó; él era de Wyoming,

y estaba acostumbrado a amar aquellas cosas que el mundo decidía que podía manejar sin previo aviso].
Sacudía los árboles la lluvia. Convertía el sendero en un riachuelo, levantaba la tierra,

y a mí me parecía que jamás volvería a estar seca. Pero cuando llegamos hasta un risco]
y miramos abajo, en dirección al valle, vimos que el sol se abría paso a través de las nubes

que antes lo ocultaban: súbitamente, la tormenta era una tormenta de luz.
Se tiñó todo el valle de un naranja profundo, los árboles brillaban doblemente:

antes por el otoño, ahora por el sol. El hombre
contemplaba, asombrado, el barro reluciente ante nosotros.

Yo creo que al final es todo luz, pero no porque cambie lo que toca.
Yo creo que él creía que estar ahí

nos convertía a ambos en parte del paisaje –y me tocó la cara,
donde tenía lluvia todavía, y quizá algo de luz-; y también me parece que creía

que de algún modo éramos responsables, en el sentido, al menos, de que siempre
lo somos de las cosas que decidimos ver. Yo creo que al final es todo luz,

no, sin embargo, porque nos bendiga o nos borre: sentí, al bajar
por la ladera, una especie de incómoda ternura por el cuerpo

que tenía a mi lado, este hombre cuya mano había tocado mi piel,
como si de verdad todo esto se tratara de su mano y mi piel; cuyo amor por el mundo

siempre será más fuerte cada vez que pose la mirada sobre él y mire cómo el sol
resalta todo aquello que él sabe verdadero. Pasamos por al lado de un arroyo

salpicado por esquirlas de luz, como si fueran peces.
Vimos la luz filtrarse por el aire. Y así vimos el aire. Yo pienso que al final es todo luz, pero tan sólo]

porque no guarda relación alguna con nosotros, no nos puede ayudar,
tan sólo iluminarnos, de la misma manera en que ilumina una fila de árboles,

una ruta desierta, sábanas arrugadas al amanecer tras la partida del amante.
Pienso que todo es luz, porque nos encendemos y después nos apagamos,

luego nos encendemos otra vez, le demos importancia
o no a ese hecho. Porque no. No podemos.

6 Comments:

Blogger evA said...

qué bonito y qué justo, vivo entre esas imágenes todos los días. saludos!

1:52 a.m.  
Blogger Leandro said...

Me mató el poema.

10:37 a.m.  
Blogger Martín Felipe Castagnet said...

me gustó mucho el poema, y adivino que debe ser complicado para traducir en algunos aspectos.

gracias por el doble esfuerzo de la selección y la traducción.

abrazo,
martín.-

8:16 p.m.  
Anonymous Pilar said...

me gustó la composición, el ritmo, la cuestión oportuna de si somos y qué somos. Además, me fuí en la imaginación...percibiendo las sensaciones y recreando el paisaje....gracias

12:50 a.m.  
Blogger Rocío said...

Acabo de descubrirte, bueno descubrir este blog y descubrir las traducciones y me han encantado, muy bien traducidas. Este poema me mató a mí también, las imágenes, todo.
saludos :)

2:10 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Por momentos consigue crear pequeños espacios cálidos, pasajes de los que no desearías tener que salir... imágenes fulgurante, pero a la vez serenas, sinceras y certeras (olé mis rimas...;-). Y, sin embargo, el poema evoluciona entre estos pequeños espacios con transiciones llenas de frases discursivas ("sí, pero no, creo que, pero no, y no, porque sí...") meandros tramposos, que dejan lo bueno como la ropa mojada en un tendal... a la espera de que la molesta humedad se evapore.

M.

7:19 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home