24.2.07

Contrabando (Denise Levertov)

El árbol del conocimiento era el de la razón.
Por eso es que probar de él
nos arrojó del Paraíso. Lo que había que hacer con ese fruto
era secarlo y molerlo hasta obtener un polvo fino,
para después usarlo de a una pizca por vez, igual que un condimento.
Probablemente Dios tendría planeado mencionarnos más tarde
este nuevo placer.
Nos lo comimos hasta atragantarnos,
llenándonos la boca de pero, cómo y si,
y de pero otra vez, sin saber lo que hacíamos.
Es tóxico, en grandes cantidades: sobre nuestras cabezas
y a nuestro alrededor el humo se arremolinaba,
para formar una compacta nube que se fue endureciendo
hasta hacerse de acero: un muro entre nosotros
y Dios, Que era el Paraíso.
No es que Dios no sea razonable; pasa que la razón
en tal exceso era una tiranía,
y nos aprisionó en sus propios límites, un calabozo de metal pulido
que reflejaba nuestros propios rostros. Dios vive
al otro lado de ese espejo,
pero a través de la rendija en donde el cerco
no llega justo al piso, logra colarse al fin:
como una luz filtrada, como chispas de fuego,
como una música que se oye, cesa de pronto
y, de repente, se hace audible de nuevo.

8 Comments:

Blogger Gomeka said...

te escuché en el botánico y se me escaparon algunas sonrisas. eso no es usual en mi. interesante.

6:05 p.m.  
Blogger zaidenwerg said...

¡Gracias! Sos muy amable.

6:11 p.m.  
Blogger ECADEQUEIROZ said...

interesantes ideas!

eca.

9:29 p.m.  
Blogger sol said...

buena lectura, eh!

2:53 p.m.  
Blogger zaidenwerg said...

Sol:

Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado.

3:49 p.m.  
Anonymous carlina said...

qué buen poema!!!!!!!

5:22 p.m.  
Blogger Anto said...

Wow

Soberbio! =)

2:11 a.m.  
Blogger www said...

qué buen poema y qué buena traducción! saludos

11:19 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home