17.3.11

Exilio (Hart Crane)

Mis manos no tocaron placer desde las tuyas,
ni mis labios soltaron risas desde el adiós,
y con el día crece otra vez la distancia,
sin voz, un caracol desenrollado, entre ambos.

Pero el amor perdura, solitario y hambriento.
Cada noche me aferran con urgente dulzura
el corazón dos alas de paloma, y la piedra
engarzada en mi anillo, gastada brilla más.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hermoso poema, E.
Besos

10:44 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

Tus palabras (mediocres) son bastas. Saludos.

10:25 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Gran poema de un gran poeta. Brillante la traducción.

4:17 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home