9.12.10

Parábola del arroyo (Robert Bringhurst)

Amor, él los había visto
antes, sabía que allí estaban,
desperdigados, relucientes.
Ahora en el arroyo
límpido de tu carne
está cribando huesos.

1 Comments:

Blogger Germán Hernández said...

Otra vez una destacada sorpresa con este Bringhurst...

Muy enigmático poema...

Saludos.

8:25 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home