9.2.12

Caminás por ahí (John Ashbery)

¿Qué nombre podría darte?
Ciertamente, no hay nombre que te quepa
de la misma manera en que les cuadran
sus nombres a los astros. Caminás por ahí,

objeto, para algunos, de curiosidad,
pero estás demasiado preocupado
por la mancha en el fondo de tu alma,
para decir gran cosa, o pasear por ahí

sonriéndote a vos mismo y a los otros.
Esto empieza a volverse un poco solitario,
pero a la vez un poco desalentador.
Es contraproducente, te das cuenta,
al ver una vez más que el camino más largo
es el más eficiente, ése que serpenteaba por las islas,
y que siempre creías recorrer en círculos.
Y ahora que el final se acerca,

el viaje y sus segmentos se abren como naranja desgajada.
Hay luz ahí, y misterio; y hay comida.
Vení a ver eso. No vengas por mí,
más bien vení por eso.
Pero si sigo ahí, permití que tal vez podamos vernos.

2 Comments:

Anonymous Eduardo Roumain said...

Debes trabajarlo más. Está muy básico. No le hace justicia al original.

6:16 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Tiene algunas partes que me parecen memorables...

¿Qué tal "Vagas por ahí" o "Deambulas por ahí", en lugar de "caminar" o "pasear"?

M.

10:02 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home