9.6.11

Qué soy después de todo (Walt Whitman)

¿Qué soy después de todo sino un chico, que escucha con deleite
su propio nombre, y lo repite una y otra vez?
Me hago a un lado y escucho –y no me canso nunca.

Lo mismo ha de ocurrirte con el tuyo;
¿pensabas que no había más que dos o tres maneras de pronunciar tu nombre?

2 Comments:

Blogger Myriam said...

Sólo sé que el propio nombre suena mejor en los labios amados.

Será por eso que Antonio Machado escribió:

"Dicen que el hombre no es hombre
mientras no oye su nombre
de labios de una mujer."

2:48 a.m.  
Anonymous Meli said...

alejandra alejandra
y debajo estoy yo
alejandra

(A. Pizarnik)

9:58 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home