14.5.09

La metafísica de Pedro el heladero (Robin Myers)

Según lo veo yo, el cielo es otro mundo, nada más,
y yo no soy de ahí.
Vi un programa en la tele acerca de los peces de las profundidades,
que viven tan profundo que casi no son peces, sino apenas
pinchos y lamparitas que relumbran en un lugar extraño.
Nosotros no podemos bajar tanto, excepto en una máquina.
De intentar respirar, nos ahogaría el agua,
y nos aplastaría la oscuridad. Mientras que aquellos peces
se la pasan nadando por ahí, con sus luces de giro y sus dientitos,
comiendo lo que sea que ellos comen,
todas nuestras palabras y los planes que hacemos no nos sirven de nada;
y todas esas sombras y las cosas que brillan,
junto con la comida invisible de los peces,
tienen bastante más sentido que nosotros.
¿Por qué sería diferente el cielo?
Otro país por el que para entrar tenemos que morir,
y donde ya no importan la tierra ni la sangre ni los huesos,
y hay que aprender a parecerse al aire
después de caminar por tantos años.
Cuando a la noche prendo una vela al costado de mi cama,
eso es lo más que llego a parecerme
a los peces de las profundidades.
Se me voló el sombrero un día de viento;
quizá eso se parezca un poquito a volar
o a tener un espíritu o a ser uno. Jamás volví a encontrarlo.
Quizá llegue a algún lado antes que yo,
quizá me quede donde estoy sin él.

6 Comments:

Blogger Marcelo said...

Qué bueno, Ezequiel!!! Quién pudiera ser como los peces. Además tu consigna: EL POEMA TRADUCIDO DEBE FUNCIONAR COMO UN POEMA AUTÓNOMO ESCRITO EN LA LENGUA DE DESTINO, se cumple, en este caso, al pie de la letra.
Un abrazo.

6:26 p.m.  
Blogger gabo said...

Impresionante, quién es Robien Myers? Encontré otro poema suyo, Lo demás, en tu blog. Es realmente hermoso.
Busqué su nombre en internet y no encontré casi nada.
Gracias por estas traducciones!

11:53 p.m.  
Blogger enrique juarez said...

excelente! gran poema! y como siempre, adjudico la enorme traducción a tu trabajo. gracias. un abrazo.

4:40 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

quizá me quede DONDE estoy sin él

(no ADONDE)

11:28 p.m.  
Blogger Sor Juanais said...

wow!

2:02 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Quizá sea un poco injusto, pero no puedo evitar leerlo teniendo en mente "Conflations"... leer uno y otro es pasar de la degustación de un texto que tiene buenos puntos de fuga, pero que está un poco "verde" en carácter, en emotividad y en expresividad, para pasar a un "hermano mayor" todavía no del todo sabio, aun más promesa que realidad, pero ya mucho más curtido, más rebelde, más duro pero tambiién más descarnado. Más complejo a nivel expresivo, más doliente y con más cicatrices. Más poesía. Más cerca de la sensación de futuros textos sencillamente maravillosos.


No me parece un poema del todo logrado, ni del todo potente... demasiado ingenuo, una ingenuidad que parece buscada por tramos, pero lo que sí me parece es que despide un encanto innegable: conecta de algún modo con el lector, sólo con dos o tres destellos resulta difícil no caer un poco rendido amte este poema.

Me gusta la adaptación rítmica al español. Lo único que le reprocho a la certera traducción son dos diminutivos (métrica) que subrayan más de lo debido esa ingenuidad que por tramos me parece demasiado penetrante: "dientitos" y "poquito".


M.

5:28 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home