22.2.10

Ese invierno (Weldon Kees)

Frío el suelo y aun más fría la piedra,
que emergen en ruinosos callejones,
parodias de edificios en la nieve;
nieve que cae y se posa sobre un mundo
al que imita, que viaja siempre al norte
hacia aquello que –dicen– sería la primavera.

Ver de nuevo las caras que pensabas
que se habían guardado para siempre,
barridas como hojas entre la multitud,
es lo mismo que ser arrastrado como ellas,
en tardes invernales, a avenidas
que viste demolidas hace años.
Las casas aún se yerguen, igual que monumentos,
las ventanas rajadas, y carteles
de “en venta” en los jardines.

Luego hay pasto de vuelta en los mismos jardines.
Y los perros que estaban de moda hace veinte años,
las calles misteriosas a la sombra estival,
maravillosos mundos dentro de un mismo mundo,
que se abren, cada uno, como manos
que prometen un rumbo sostenido.
Y te ves a vos mismo, un bobo que sonríe
al que dabas por muerto. Y la nieve que cae
y que cae en un mundo más oscuro.

4 Comments:

Blogger Exequiel Fontana said...

este me gusta porque tiene un aire cementoso, una antitesis del suburbio, como una reprimenda dura de una ciudad que queda olvidad por un rato .. pleno invierno, claro. Me gusto che, te vas a mis favoritos. te vi en el Paraná Poesia, muy buenas traducciones!

10:53 p.m.  
Blogger Aye.C said...

Muy muy lindo todo lo expuesto, realmente ha sido un placer haberlos leido.

12:59 a.m.  
Blogger zaidenwerg said...

Gracias a ambos. Un abrazo grande,

EZ.

6:25 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

Me hizo acordar mucho al cuento de Cheever "El Nadador".
Hermoso poema

11:21 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home